Asociacion ninos robados en espana

A pesar de la trama cinematográfica, no se trata de un caso aislado. Se cree que una red de tráfico de bebés involucró a una amplia red de médicos, enfermeras, monjas y sacerdotes. Aunque no hay una cifra oficial, la asociación SOS Bebés Robados calcula que hasta 300.000 bebés fueron arrebatados a sus padres en España entre 1939 y los años 90.

Tras la pista de los niños robados en España, El PaÃs, 7 de marzo de 2011 Esto se debe a que todos sus clientes eran personas bastante ricas a las que además engañaban diciéndoles que la gran suma de dinero que se pagaba se debe a los impuestos de adopción “implicados por el gobiernoâ€. La razón por la que he mencionado a Franco es que parece que la mayorÃa de los niños robados eran de padres comunistas o republicanos, es decir, contrarios al régimen de Franco. Nunca se demostró, pero basándose en esta información es muy probable que Franco también supiera de este sucio negocio, razón por la cual las autoridades dentro de España nunca se involucraron.

Las asociaciones de vÃctimas han calculado que hasta 300.000 niños fueron robados durante la dictadura de Francisco Franco por una red de monjas y médicos que tomaban bebés de familias pobres o de madres solteras y los entregaban a padres ricos incapaces de concebir. En 2012, el fiscal, que recibió una denuncia colectiva de 250 familias, resumió el modus operandi de la operación como «informar a la madre y a la familia de que el recién nacido había muerto, y ofrecerles que el hospital se hiciera cargo de los restos. La menor era entonces entregada a otras personasâ€.

MarÃa Bueno está convencida de que su hija fue robada. Dio a luz en el Hospital Municipal de La LÃnea de la Concepción, en el sur de España. Su hija, según las monjas, murió al nacer.

“Los documentos judiciales dicen que hemos sufrido una psicosis masiva por culpa de los medios de comunicación. Pero yo tengo un certificado de defunción de mi hija fechado el 24 de diciembre de 1981 y otro que dice que no fue inscrita en el cementerioâ€, dice Bueno, coordinadora general de la Plataforma Internacional de VÃctimas de Desapariciones Forzadas de Niños Te Estamos Buscando. Su organización está formada por más de una docena de asociaciones, pero reconoce que no sabe de dónde sale la cifra de 300.000 niños robados.

“Pueden ser 300.000, 400.000 o 250.000, pero este no es el quid de la cuestiónâ€, dice. En 2011, cuando salió la noticia del escándalo, El PaÃs reveló cómo operaba la red de niños robados en España, implicando a sacerdotes, monjas, médicos y funcionarios. El periódico afirmaba que el comercio de bebés, que duraba décadas y que implicaba a personal de hospitales y hogares infantiles de la Iglesia católica romana, estaba activo «no sólo en España, sino que tenÃa una dimensión internacional».

Las parejas sin hijos de Estados Unidos, así como de América Central y del Sur, también venían a España para eludir los procedimientos de adopción. La historia completa y el alcance del tráfico de bebés en España no ha empezado a descubrirse hasta los últimos años 2010 y la lucha por la justicia y por encontrar a los familiares de los afectados se ha enfrentado a retos legales casi insalvables prescripción de los delitos, amnistía legal sobre los crímenes de la guerra y la dictadura, etc, conmoción y un grado de negación por parte de la sociedad española, y una falta de colaboración de las autoridades españolas. En la actualidad se desconoce el número total de «bebés robados» que viven o han vivido con una identidad falsa sobre todo en España pero algunos en el extranjero y las estimaciones son muy discutidas.

Sin embargo, se han presentado denuncias relacionadas con el robo de bebés en más de 175 instituciones en toda España entre 1950 y 1990, incluyendo hospitales, centros de salud, instituciones para mujeres embarazadas y madres primerizas y hogares infantiles ́s Gordillo, 2014. Tanto el aparente gran alcance del escándalo como la naturaleza de las instituciones implicadas deberían plantear preguntas a la profesión del trabajo social, incluso en esta fase inicial de descubrimiento de la verdad. De hecho, ya se ha señalado con el dedo a trabajadores sociales individuales en los pocos procesos judiciales relacionados con bebés robados que han tenido lugar en los últimos años.