Que son los paises frugales

La vida de Dinamarca después del Brexit podría ser más fácil si esta alianza se convierte en una potencia duradera dentro de la UE. Puede que la alianza no tenga siempre el mismo nivel de influencia, dado que los países individuales rara vez tienen el derecho de veto que tenían durante las negociaciones presupuestarias. No obstante, la Primera Ministra danesa, Mette Frederiksen, ha declarado que le gustaría que los «cuatro frugales» actuaran juntos en el futuro, y hay indicios de que esto no es del todo irreal. La investigación del Explorador de la Coalición de la UE del ECFR muestra que Suecia y los Países Bajos, en mayor medida que hace dos años, perciben a Dinamarca como uno de los países con los que más se ponen en contacto para tratar asuntos de la UE. var divElement = document.getElementByIdviz1598280109154; var vizElement = divElement.getElementsByTagNameobject[0]; if divElement.

offsetWidth > 800 { 200px;1200px;100%;1077px;} else if divElement.offsetWidth > 500 { 100%;1051px;} else { 100%;1827px;} var scriptElement = document.createElementscript; = ; vizElement.parentNode.insertBeforescriptElement, vizElement; La encuesta del Explorador de la Coalición se realiza cada dos años. En ella se recogen las opiniones de más de 800 funcionarios y expertos que trabajan en la política de la UE en los Estados miembros, y se les pregunta sobre su percepción de los demás y sobre las pautas de cooperación entre países. Este año se realizó a la sombra de la crisis del coronavirus y en medio de las conversaciones sobre el presupuesto de la UE.

Lo que piensan 845 funcionarios y expertos sobre la cooperación en la UE no es, por supuesto, una ciencia exacta. Pero dado que, dentro de la UE, los Estados miembros que se oponen a la legislación de toda la Unión están obligados a formar una alianza que represente el 35% de la población de la UE si quieren bloquear determinadas medidas, el gobierno danés debería estudiar detenidamente estos resultados. Incluso con Finlandia a bordo, los «frugales» representan poco más del 10% de la población de la UE. Si añadimos los otros cuatro países cuyos encuestados dicen que Dinamarca ocupa un lugar destacado en su lista de contactos -Irlanda y los tres países bálticos-, el total asciende al 13%.

Pero también con Alemania y Bélgica, habría una alianza muy poderosa en una unión post-Brexit. A la luz de la reactivación de la alianza franco-alemana, es menos realista que Alemania socave a Francia. Así que para reforzar aún más el poder de las alianzas, el gobierno danés tendrá que intensificar la búsqueda de nuevos amigos.

Este artículo se publicó por primera vez en danés en el Jyllandsposten. Catharina Sørensen es subdirectora del Think Tank EUROPA, socio estratégico del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. ¿Se sienten europeos?

Para el ciudadano europeo medio, el apego a la UE como institución es ligeramente inferior en 8 puntos porcentuales al apego expresado hacia «Europa». Esta diferencia es mayor en los países de los «cuatro frugales». El apego a la UE en comparación con «Europa» es diez puntos porcentuales inferior en Austria, 16 puntos en los Países Bajos y 25 puntos en Dinamarca y Suecia, lo que demuestra un distanciamiento emocional de las instituciones de la UE.

Si bien los ciudadanos de los países analizados afirman estar especialmente satisfechos con la situación económica actual -véase más arriba-, se muestran algo pesimistas cuando se les pregunta por la evolución que prevén para el próximo año. En lo que respecta a la UE, sólo el 8% de los ciudadanos neerlandeses prevé una mejora, mientras que el 39% prevé un deterioro de la situación y el 47% ningún cambio. En Dinamarca, las cifras son del 8% y el 24% respectivamente, en Suecia del 6% y el 42% y en Austria del 14% y el 25% – siendo la opinión media de la UE menos sombría, el 17% frente al 25%, con un 46% que no prevé ningún cambio.

Este pesimismo superior a la media a corto plazo también se manifiesta en lo que respecta a la situación económica del país en el próximo año -excepto en Austria-; es especialmente claro en Suecia. «Este sondeo revela que los ciudadanos de los países llamados «frugales» son los más preocupados por el mal uso de los fondos por parte de los beneficiarios netos del presupuesto de la UE, y que existe una creencia generalizada de que sus líderes no son capaces de dar forma a la futura dirección de la UE», comentó Susi Dennison, coautora del informe y miembro senior del ECFR. Entre los países «frugales», la preocupación por la cuantía de la financiación de la UE varía, pero sólo la comparte entre el 20 y el 24% de la población. Si esta es la medida de la «frugalidad», entonces es más fuerte en Alemania, donde es compartida por el 26%.

La principal preocupación de los ciudadanos de todos los países encuestados es el riesgo de despilfarro y corrupción en los países receptores, con Austria como excepción, con un 48 % de acuerdo en este aspecto. La eurodiputada cree que «frugal» es la etiqueta equivocada para todo el grupo y que «transformador» es una palabra más adecuada para describir a sus electores. «Están a favor de una recuperación de la UE en la que los Estados miembros se apoyen mutuamente, gastando en lo necesario, pero respetando los principios sobre la forma de gestionar el dinero».

Entre los estados que se acercan