Como secar un jamon poco curado

Jamón curado en seco y en húmedo: Cuál es la diferencia y cómo prepararlo y servirlo

Época del año: La mejor época para curar un jamón será en los meses más fríos, en Gran Bretaña es habitual que el cocinero doméstico cure sus jamones en otoño, o muy al principio de la primavera, para poder conseguir un buen viento fresco y seco que circule alrededor de sus jamones. El curado en seco en pleno verano, sin poder poner el jamón en un espacio ventilado y refrigerado, no sería una buena idea para que el principiante comience su primer proceso de curado. Seco y fresco son las claves que necesita un jamón.

demasiado húmedo, o demasiado caliente, y existe la posibilidad de que la carne se estropee antes de que pueda conservarse de forma natural. Sin embargo, si es una época del año muy fría, coloque una manta o alfombra vieja sobre la caja de salazón y deje que se cure durante tres o cuatro días más del tiempo recomendado. Sugerencia: Si comienza el proceso de curación en marzo, podrá consumir su propio jamón curado en seco durante las Navidades y el Año Nuevo, después de haberlo envejecido durante diez meses.

Lectura recomendada: Kieth Erlandson, «Home Smoking and Curing» publicado por Ebury Press es un gran libro desde la perspectiva de los guardas de caza. Mientras que A. D. Livingstone, «Cold-Smoking & Salt-Curing» publicado por The Lyons Press es una buena lectura para una visión americana de este proceso. Nota: Los jamones curados en sal/seco también pueden ahumarse, para ayudar a su conservación, darles color y añadirles sabor; el ahumado puede realizarse antes o después del proceso de salado, dependiendo de la técnica y de las recetas regionales preferidas.

Este artículo y esta receta en particular no tratarán el procedimiento más complejo y costoso del ahumado, sin embargo, los libros mencionados anteriormente entran en los detalles y métodos de ahumado. El equipo para cada jamón No hay grandes secretos para construir un secadero natural. Teniendo en cuenta la importancia de su ubicación, este lugar no es más que un almacén o una tienda bien ventilada en la que se pueden abrir y cerrar las ventanas siempre en función de las condiciones del exterior para controlar la temperatura y la humedad del interior.

No existe un modelo típico. En gran medida, dependerá del funcionamiento del negocio y de sus propias instalaciones y ubicación. En nuestro caso, nuestros secaderos naturales están construidos a ras de suelo para facilitar el movimiento de las estanterías.

Tiene techos altos, por lo que las jaulas para jamones se pueden apilar para aprovechar al máximo este espacio. Tienen ventanas provistas de mosquiteras en todas las fachadas para que circule el aire y no son enormes, por lo que son más fáciles de limpiar y desinfectar. Probablemente, nada en su construcción los hace muy diferentes de otros secaderos.

Sin embargo, su ubicación les confiere unas características particulares que dan a nuestros jamones un toque muy personal. El jamón curado es una opción popular por su sabor único. El proceso de curado es lo que da a la carne su audaz sabor.

¿Sabía que hay dos formas de curar un jamón? Es importante saber si el jamón que compra está curado en seco o en húmedo, ya que esto marcará la diferencia en la forma de cocinar, servir y almacenar la carne. Para ayudarle a estar mejor preparado para la seguridad en la manipulación de alimentos, veamos la diferencia entre ambos y lo que esto significa para usted, el consumidor.

El jamón curado puede conservarse en el frigorífico entre 3 días y 3 meses, dependiendo del tipo que sea. Es importante para su salud saber con qué tipo de jamón curado está tratando y seguir las instrucciones de seguridad alimentaria de la FDA que se encuentran aquí