Estados de venezuela y sus capitales

Paraskevas Renesis me informa de que Venezuela ha creado una nueva unidad administrativa denominada Francisco de Miranda. Su estatus es de territorio insular, y está formada por tres grupos de islas de Dependencias Federales: los archipiélagos Los Roques, La Orchila y Las Aves. No se trata de todas las Dependencias Federales, pero contiene más de tres cuartas partes de su población.

No está claro cómo encaja este territorio en la jerarquía de la división administrativa de Venezuela. Por ahora, consideraré que las Dependencias Federales siguen siendo una subdivisión primaria y secundaria, ya que las partes que no están incluidas en Francisco de Miranda no tienen una administración separada que yo pueda averiguar. El Gobierno de Venezuela ha abierto históricamente gran parte del sector de los hidrocarburos a la inversión extranjera, promoviendo inversiones multimillonarias en la producción de petróleo pesado, la reactivación de antiguos campos y la inversión en varias empresas conjuntas petroquímicas.

A finales de la década de 1990, casi 60 empresas extranjeras que representaban a 14 países diferentes participaban en uno o más aspectos del sector petrolero de Venezuela. El 13 de noviembre de 2001, en virtud de la ley habilitante autorizada por la Asamblea Nacional, el presidente Chávez promulgó la nueva Ley de Hidrocarburos, que entró en vigor en enero de 2002. Esta ley sustituyó a la Ley de Hidrocarburos de 1943 y a la Ley de Nacionalización de 1975.

Entre otras cosas, la nueva ley establecía que todas las actividades de producción y distribución de petróleo serían del dominio del Estado venezolano, con la excepción de las empresas mixtas destinadas a la producción de crudo extrapesado. Según la nueva ley, los inversores privados no pueden poseer el 50% o más del capital social de las empresas mixtas dedicadas a las actividades de extracción. La nueva ley también establece que los inversores privados pueden poseer hasta el 100% del capital social en las empresas relativas a las actividades posteriores, además del 100% ya permitido para los inversores privados con respecto a las empresas de producción de gas, según lo promulgado anteriormente por la Asamblea Nacional.

Durante la huelga general de diciembre de 2002 a febrero de 2003, la producción de petróleo y la refinación de PDVSA, la compañía petrolera estatal, casi cesaron. A pesar de la huelga, estas actividades finalmente se reanudaron sustancialmente. De una plantilla total de 45.000 trabajadores, más de 20.000 directivos y trabajadores de PDVSA fueron despedidos posteriormente porque el gobierno afirmó que habían abandonado sus puestos de trabajo durante la huelga.

Los niveles actuales de producción siguen siendo objeto de debate, con una diferencia considerable entre los niveles citados por el gobierno venezolano y los citados por los observadores del sector privado. Con los precios mundiales del petróleo altos, sigue habiendo interés internacional en invertir para desarrollar los recursos petroleros de Venezuela. Sin embargo, los nuevos e importantes acuerdos anunciados en el marco de la nueva Ley de Hidrocarburos han tardado en materializarse.

La Ley de Hidrocarburos Gaseosos de Venezuela establece unas condiciones mucho más liberales y dos grandes proyectos de gas natural se encuentran en las primeras fases de desarrollo. A principios de 2005, el gobierno informó a las empresas con contratos de explotación que debían migrar los contratos a empresas conjuntas que se ajustaran a la Ley de Hidrocarburos de 2001. El gobierno amenazó con confiscar los campos que operaban bajo los contratos de servicios el 31 de diciembre de 2005 si las compañías petroleras no firmaban acuerdos de transición para migrar sus contratos.

Todas las empresas, excepto tres, acabaron firmando acuerdos de empresa conjunta con el gobierno. Una empresa fue comprada por su socio, mientras que los campos operados por otras dos empresas fueron finalmente adquiridos por el gobierno. El gobierno anunció recientemente que nacionalizaría las empresas con inversiones en las cuatro asociaciones estratégicas de petróleo pesado y actualmente está exigiendo la propiedad mayoritaria del gobierno también en estas entidades.

División administrativa: El país está dividido administrativamente en 23 estados, además de la capital, Caracas, el centro político del país, y cada uno de ellos encabezado por un gobernador elegido por un mandato de cuatro años, mientras que preside una gran capital alcalde del equipo de Caracas para el mismo período, también ha desarrollado un nuevo Presidente de Venezuela A través de decreto presidencial puesto de gobernador de Caracas con el fin de limitar los poderes del alcalde de la capital después de que se ganó por uno de los más prominentes líderes de la oposición Tiempo en Venezuela: El clima es tropical. Equipos de divisas: el dólar oficial equivale en la actualidad a 6,3 bolívares formalmente. Debilitada y dividida, la oposición sólo ganó en tres de los 23 estados, aunque esto incluyó significativamente al Zulia, rico en petróleo y la región más poblada del país, cuya capital, Maracaibo, es la segunda ciudad más grande de Venezuela.