Musica de juan luis guerra

A los ocho años, JUAN LUIS GUERRA ya componía canciones y las interpretaba en eventos familiares. «Creo que la música es un don que Dios me dio a temprana edad y que me ha acompañado siempre», señalaría más tarde. Un don que perfeccionaría con el trabajo y el estudio.

Estudió música en el Conservatorio Nacional de la República Dominicana, filosofía en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, así como jazz y composición en el Berklee College of Music de Boston. A principios de los 80 regresó a su país natal, la República Dominicana, donde compuso durante un tiempo jingles publicitarios antes de formar su propio grupo, 4:40. El grupo estaba formado por Maridalia Hernández, Mariela Mercado y Roger Zayas-Bazán.

Por aquel entonces, la fama y la popularidad parecían un sueño lejano mientras los cuatro amigos recorrían Santo Domingo en un Volkswagen Beetle con la esperanza de escuchar alguna de sus canciones en la radio. Con el tiempo, empezaron a escuchar las canciones de sus tres primeros álbumes: Soplando, Mudanza y Acarreo y Mientras Más Lo Pienso…Tú. No fue hasta 1989 cuando Guerra empezó a dominar las ondas con el álbum Ojalá Que Llueva Café, un homenaje musical a la tierra y su generosidad, con letras majestuosas acompañadas de ritmos idílicos.

Ese fue el primer proyecto en solitario de Juan Luis Guerra. Tras identificar y definir su género, Guerra comenzó a producir un éxito tras otro. En 1990, su álbum Bachata Rosa se convirtió en un favorito de la radio con canciones como «La bilirrubina», «Rosalía» y «Burbujas de amor».

La combinación de jazz, pop, merengue y otros ritmos no sólo le ayudó a vender cinco millones de copias del álbum, sino que le valió su primer Grammy. Cada uno de los CD de Juan Luis Guerra es sorprendentemente diferente y único. El júbilo que caracterizaba a Bachata Rosa estaba ausente en su producción Areito, de 1992, más apagada y nostálgica, que incluía la canción «Cuando te beso» en dos versiones, una acompañada por la Filarmónica de Nueva York y otra por el American Boys Choir.

En 1994 volvió a reinventarse cuando lanzó Fogárate, en el que fusionaba el merengue tradicional con el soukus sudafricano. Más tarde, en Ni es lo mismo ni es igual 1998, combinó el merengue con el rap, mientras que en Para Ti, de 2004, comenzó a producir música cristiana. Los proyectos de Guerra siempre han puesto de manifiesto su interés por los problemas sociales, políticos e incluso espirituales que afectan al mundo.

«Lo que pasa en el mundo me afecta mucho», afirma. «Es hasta el punto de que siento una poderosa necesidad de hablar de los problemas en mis canciones. Siempre he dicho que las canciones no pueden cambiar el mundo, pero sí a las personas que las escuchan».

Hoy es el cumpleaños del cantante, compositor y productor Juan Luis Guerra. El artista dominicano, ganador de un Grammy, nació el 7 de junio de 1957 y hoy cumple 61 años. Es, sin duda, uno de los artistas latinos más exitosos de todos los tiempos, con más de 30 millones de álbumes vendidos y 18 premios Grammy Latinos, dos premios Grammy y dos premios Billboard Latinos en su haber.

Su música nunca envejece y probablemente siempre ocupará un lugar especial en nuestros nostálgicos corazones. He aquí un repaso a algunas de sus mejores canciones que nunca dejaremos de escuchar. La creatividad y variedad musical de la obra de Juan Luis Guerra lo ha colocado como el artista dominicano universal.

Ha llevado con su palabra, su música y su vida la promoción de los más altos valores del ser dominicano. «Esto es algo que siempre quisimos hacer, tocar nuevas versiones y canciones con guitarra en mano en un ambiente íntimo y rodeado de amigos», dijo Juan Luis Guerra en un comunicado. «Espero que lo disfruten».

A post shared by Juan Luis Guerra Oficial @juanluisguerra Juan Luis Guerra describe la música de su nuevo disco, Literal, que sale hoy 31 de mayo, como «algo nuevo y muy moderno.» El padrino de la música tropical contemporánea, de 61 años, respalda esta afirmación con un vídeo para el single «Kitipun», rodado al estilo de las historias de Instagram. De adolescente, muy influenciado por los Beatles, Juan Luis aprendió por sí mismo los fundamentos de la guitarra y, tras ganar un concurso, asistió al Conservatorio Nacional con una beca, antes de estudiar en el famoso Conservatorio de Berklee, en Estados Unidos.

A su regreso a la República Dominicana comenzó a experimentar con su grupo Los 440, mezclando la música de influencia africana de la República Dominicana, Plena y Bomba y Merengue con el jazz. El grupo toma su nombre del patrón de afinación universal de la nota A, 440 Hertz y Soplando 1984, y su primer álbum basado en el jazz, editado por un grupo de amigos que ensayaban en un garaje los domingos por la tarde, fue, dice Guerra, nunca pretendió ser un éxito comercial. Lo convirtió en un fenómeno nacional.

Aunque algunos le critican por arriesgar su integridad musical, la prueba, como siempre, está en el pudín, o más literalmente en la música. El hecho es que el giro de Guerra hacia lo evangélico no puede decirse que haya afectado a la calidad de su música.