Lombrices en gatos contagio humanos

Los gusanos redondos pueden causar enfermedades en los humanos si comemos, sin saberlo, los huevos microscópicos que los perros y gatos infectados desprenden en sus heces. Utiliza siempre una bolsa para recoger los desechos de tus mascotas, y recoge regularmente las cacas del patio trasero para ayudar a limitar la posible propagación de parásitos. Lávese siempre las manos después de manipular las cacas del perro o del gato.

Los humanos también pueden infectarse con la tenia de las pulgas si consumen accidentalmente una pulga infectada, por ejemplo, después de acariciar a su perro o gato infestado de pulgas. Ciertas especies de tenia también pueden causar algo llamado «enfermedad hidatídica» en las personas, donde los quistes crecen en los órganos y causan enfermedades graves y pueden ser potencialmente mortales. La hidatidosis es difícil de tratar y controlar, por lo que es muy importante reducir la probabilidad de exposición tratando a su perro, evitando que busque en la basura y manteniendo buenas prácticas de higiene.

Anquilostomas Infecciones parasitarias Las pulgas son el parásito externo más común de los gatos, y sus picaduras pueden causar picor e inflamación tanto en humanos como en gatos. Las pulgas también pueden servir como vectores de la EAG y otras enfermedades zoonóticas. Los gatos infestados de pulgas pueden infectarse con tenias a partir de las pulgas ingeridas durante el aseo.

Aunque no es frecuente, las personas también pueden infectarse con tenias al ingerir inadvertidamente pulgas. Infecciones fúngicas La tiña o dermatofitosis no está causada por un gusano en absoluto. Se trata más bien de una infección de la piel causada por un grupo de hongos.

Los gatos infectados suelen proceder de entornos que albergan un gran número de animales. En los gatos, la tiña suele aparecer como una mancha seca, gris y escamosa en la piel. En los humanos, la tiña suele aparecer como una lesión redonda, roja y que pica, con un anillo de escamas alrededor del borde.

Las lesiones pueden encontrarse en diversos lugares, como el cuero cabelludo, los pies, donde se conoce como «pie de atleta», la ingle o la barba. La tiña se transmite por contacto con la piel o el pelo de un animal infectado, ya sea directamente o desde un entorno contaminado. Los gatos infectados dejan caer continuamente esporas de hongos de su piel y pelaje.

Estas esporas, que siguen siendo capaces de provocar la infección durante muchos meses, son difíciles de erradicar de un hogar. Los niños están especialmente expuestos a la infección. El tratamiento consiste en el uso de pomadas antimicóticas tópicas o de medicamentos antimicóticos orales, según la gravedad y la localización de las lesiones.

Para reducir la contaminación ambiental, hay que confinar a los gatos infectados en una habitación hasta que estén libres de la infección, y luego limpiar y desinfectar a fondo el hogar. Infecciones por protozoos Los protozoos son organismos unicelulares. Las tres enfermedades protozoarias más comunes en gatos y humanos son la criptosporidiosis, la giardiasis y la toxoplasmosis.

Los seres humanos pueden contraer lombrices de diversos lugares, como la tierra contaminada o las heces en las que se han acumulado huevos de lombriz. Si los huevos de lombriz son ingeridos accidentalmente, las larvas eclosionan y migran por el cuerpo. Esto puede causar graves daños en los órganos, como ceguera e insuficiencia respiratoria.

Por eso es muy importante lavarse las manos con cuidado después de trabajar o jugar en el exterior en la tierra o manipular las heces de perros o gatos, especialmente de cachorros o gatitos. Los ascárides pueden causar enfermedades en los humanos si comemos, sin saberlo, los huevos microscópicos que los perros y gatos infectados desprenden en sus heces. Utilice siempre una bolsa para recoger los desechos de sus mascotas y recoja regularmente las heces en su patio para ayudar a limitar la posible propagación de parásitos.

Lávese siempre bien las manos después de manipular las heces del perro o del gato. Las lombrices intestinales también pueden causar enfermedades en los humanos si comemos, sin saberlo, los huevos microscópicos que los perros y gatos infectados desprenden en sus cacas. Las personas pueden entrar en contacto con los huevos de la lombriz redonda a través de la tierra, donde pueden sobrevivir durante años, al comer alimentos, como la ensalada, que no se han lavado correctamente, o al estar en contacto con los animales domésticos, ya que los huevos pueden adherirse al pelaje de un gato o un perro.

Se calcula que una perra no tratada y sus cachorros producen alrededor de 15 millones de huevos de ascárides al día, por lo que hay que tener especial cuidado con la higiene al manipular cachorros y gatitos. Los niños pequeños también corren el riesgo de infectarse; jugar al aire libre en la tierra y no lavarse bien las manos los convierte en objetivos principales para entrar en contacto con los huevos de la lombriz. Si acabamos ingiriendo accidentalmente huevos de lombriz, nuestro sistema inmunitario puede intervenir y atajar el problema.

Sin embargo, en algunos casos las larvas de este parásito migran dentro de nuestro cuerpo, donde pueden causar síntomas graves. Si las larvas acaban en el ojo, una afección llamada larva migratoria ocular, puede provocar ceguera. Esta afección, aunque poco frecuente, es obviamente devastadora y una de las razones por las que es tan importante que nuestras mascotas sean tratadas regularmente contra la lombriz intestinal.

Sí. Las pulgas y garrapatas pueden ser portadoras y transmitir directa o indirectamente varias enfermedades potenciales de los humanos. Por ejemplo, la infección de rickettsiosis con Rickettsia puede ser transmitida directamente por las garrapatas.

Bartonel